Ir al contenido principal

Destacados

Crema de hongos con pesto de castañas

En este tipo de cremas la cantidad puede variar dependiendo de como les guste la crema. Algunos prefieren una crema mas liquida y oros mas espesa.

Vamos a rehogar un poco de verdura en un poco de aceite y manteca: cebolla, ajo, puerro, apio y zanahoria. No hace falta cortarla en pedazos muy chicos porque después vamos a procesar todo. Agregamos sal, pimienta,

Hidratamos un poco de hongos secos y los agregamos. Agregamos también un poco de champiñones frescos cortados. Por ultimo cubrimos con agua. Cuando la verdura esta bastante tierna procesamos todo, agregamos un poco de queso rallado y crema de leche. Para lograr una textura mas fina, podemos colarla.



Para el pesto de castañas. Picamos bien las castañas, con un poco de ajo picado y cocinamos en una sartén con un poco de aceite. Fuera del fuego agregamos un poco de perejil picado.
Ideal acompañar la crema con un poco de croutons y ciboulette picada.


Algo que me sobro


Feliz año para todos los que me siguen y perdón por haber desaparecido unas cuantas semanas.
Algunas ideas para hacer con las cosas que nos sobraron de una comida. Gracias a mi mama que me enseño que no se tira nada y gracias por estas ideas  (100% de ella).
Muchas veces nos quedan restos y para no volverlos a comerlos de la misma forma te propongo algunas ideas:
Los fideos con salsa se pueden transformar en una rica tortilla de fideos.
Cortar un poco los fideos agregarles huevo batido, un poco de queso rallado y freírla en un poco de manteca y aceite.

El risotto puede convertirse en una rica tortilla. Solo falta calentar una sartén con un poquito de manteca y agregar el risotto aplanándolo en la sartén. Cocinar unos 10 minutos de cada lado. También se pueden hacer croquetas. Armar las croquetas, pasarlas por huevo y pan rallado y freírlas en un poco de manteca y aceite.
Si sobra un poco de carne (por ejemplo de un asado)……..procesarla y agregar un poco de puré de papa, sal, pimienta y opcional un poco de salsa blanca. Tomar pequeñas porciones, aplanarlas y pasar por harina. Freír en un poco de aceite y manteca. Una receta que le encantaba a mi abuelo y a veces cocinaba la carne a propósito para hacer las croquetas. Quedan buenísimas y se pueden comer frías, caliente o tibias.
Con polenta se pueden armar unas cazuelas para llevar al horno. Se le pueden agregar hongos secos hidratados, tomates cortados en cubo, algún queso que tengamos, un poco de cebolla rehogada. Se le agregan unos pedacitos de manteca, un poco de queso rallado y se gratina unos minutos en el horno.

Comentarios

Entradas populares