Ir al contenido principal

Destacados

Flan de calabaza

Esta vez les traigo una receta riquísima que combina lo dulce de la calabaza con el sabor picante del queso gorgonzola. Ya les conté por Instagram (a los que me siguen por ahí) un poco de esta receta pero a los que les interesa bien el paso a paso acá vamos:


Ingredientes

250 gramos de zapallo o calabaza
3 huevos medianos
50 ml de crema de leche
1 cebolla rehogada
Condimentos: nuez moscada, sal, pimienta

Para la salsa:

50 gramos de gorgonzola
50 ml de crema de leche
Extras: gelatina de zapallo,  semillas y aceite de calabaza

Preparación 

Cortar el zapallo en pedazos medianos. Poner en una placa para horno con un poco de sal, pimienta y aceite de oliva. Llevar al horno por 30 minutos hasta que estén tiernos. Dejar enfriar.


Poner en una licuadora con la cebolla rehogada y la crema de leche. Agregar un poco de nuez moscada y  los huevos batidos.




Enmantecar los modes. Rellenar los moldes. Llevar al horno a 180 grados por 20 minutos.



En una cacerola calentar la crema y agregar el queso gorgon…

Algo que me sobro


Feliz año para todos los que me siguen y perdón por haber desaparecido unas cuantas semanas.
Algunas ideas para hacer con las cosas que nos sobraron de una comida. Gracias a mi mama que me enseño que no se tira nada y gracias por estas ideas  (100% de ella).
Muchas veces nos quedan restos y para no volverlos a comerlos de la misma forma te propongo algunas ideas:
Los fideos con salsa se pueden transformar en una rica tortilla de fideos.
Cortar un poco los fideos agregarles huevo batido, un poco de queso rallado y freírla en un poco de manteca y aceite.

El risotto puede convertirse en una rica tortilla. Solo falta calentar una sartén con un poquito de manteca y agregar el risotto aplanándolo en la sartén. Cocinar unos 10 minutos de cada lado. También se pueden hacer croquetas. Armar las croquetas, pasarlas por huevo y pan rallado y freírlas en un poco de manteca y aceite.
Si sobra un poco de carne (por ejemplo de un asado)……..procesarla y agregar un poco de puré de papa, sal, pimienta y opcional un poco de salsa blanca. Tomar pequeñas porciones, aplanarlas y pasar por harina. Freír en un poco de aceite y manteca. Una receta que le encantaba a mi abuelo y a veces cocinaba la carne a propósito para hacer las croquetas. Quedan buenísimas y se pueden comer frías, caliente o tibias.
Con polenta se pueden armar unas cazuelas para llevar al horno. Se le pueden agregar hongos secos hidratados, tomates cortados en cubo, algún queso que tengamos, un poco de cebolla rehogada. Se le agregan unos pedacitos de manteca, un poco de queso rallado y se gratina unos minutos en el horno.

Comentarios

Entradas populares