Ir al contenido principal

Destacados

Crema de hongos con pesto de castañas

En este tipo de cremas la cantidad puede variar dependiendo de como les guste la crema. Algunos prefieren una crema mas liquida y oros mas espesa.

Vamos a rehogar un poco de verdura en un poco de aceite y manteca: cebolla, ajo, puerro, apio y zanahoria. No hace falta cortarla en pedazos muy chicos porque después vamos a procesar todo. Agregamos sal, pimienta,

Hidratamos un poco de hongos secos y los agregamos. Agregamos también un poco de champiñones frescos cortados. Por ultimo cubrimos con agua. Cuando la verdura esta bastante tierna procesamos todo, agregamos un poco de queso rallado y crema de leche. Para lograr una textura mas fina, podemos colarla.



Para el pesto de castañas. Picamos bien las castañas, con un poco de ajo picado y cocinamos en una sartén con un poco de aceite. Fuera del fuego agregamos un poco de perejil picado.
Ideal acompañar la crema con un poco de croutons y ciboulette picada.


El perfeccionista en la cocina

Les recomiendo este libro a aquellos que quieran entretenerse un rato.

No es un ensayo sobre el arte de cocinar, es la experiencia del autor en la cocina e intenta describir de una manera graciosa las dificultades, tropiezos y otras situaciones a las cuales se enfrenta un principiante en la cocina.
Es el retrato del perfeccionista, el que nunca termina sintiéndose seguro en la cocina, el que nunca puede desviarse ni un milímetro de la receta y necesita tener a mano miles de libros de cocina para sentirse seguro. En su mente es imposible la improvisación.
Pero por otro lado aporta consejos, por ejemplo no dejarnos engañar por cualquier libro de cocina por las lindas fotos que ilustran en su interior o no dejarnos llevar por recetas inalcanzables.
El autor habla de la importancia que tiene la cocina a nivel social. A través de ella podemos sociabilizar y afianzar relaciones con nuestros seres queridos.
Es divertido cuando divaga sobre las unidades de medida como una cucharada de o una cebolla mediana por lo poco precisas que son, de las modas que hay en el uso de un ingrediente u otro, de la nula capacidad de innovar o de la obsesión de cuestionar aportes externos de familiares y amigos que no están en la receta.
El autor habla de sí mismo en tercera persona y va intercalando su narración con listas y cuestionarios para saber qué clase de cocinero somos.

Sinopsis del libro:

 "Julian Barnes, aficionado tardío a los fogones, cuenta en esta exquisita obra sus divertidas experiencias y aventuras entre sartenes y cazuelas. Quien haya cocinado alguna vez sabe que entre la receta que aparece en un libro de cocina y el plato que uno ha preparado se puede abrir un abismo: lo primero con que se topa el cocinero aficionado son, sobre todo, las dudas. ¿Cuán grande es una cebolla mediana? ¿Qué significa fuego medio? ¿Cuánto cabe en una pizca? Todo aquel para quien la cocina sea un hobby revivirá con este libro sus esforzados intentos, maldecirá los libros de cocina y sus ilustraciones a todo color, probará salsas y contemplará desolado un suflé despachurrado. Y repetirá agradecido la resignada consigna: esto no es un restaurante"

Comentarios

Entradas populares